Terapias Humanistas

caos-gestiónQUÉ

“La vida no va sobre encontrarse a uno mismo. La vida va sobre crearse a uno mismo.” George Bernard Shaw

Trabajamos los síntomas y las dificultades personales basando nuestro trabajo, de forma integradora, en técnicas y principios que tienen su raíz terapéutica en la Psicología Humanista. 

El fin de la terapia es que encuentres o crees nuevas actitudes/conductas que impliquen un mayor aprovechamiento de tus propios recursos y que obtengas el apoyo necesario en tu proceso hasta que tus decisiones sean conscientes, claras, y te resulten verdaderamente significativas.

No se trata de un tratamiento clínico ni medicalizado. Si eres una persona con un diagnóstico previo, no contradecimos los tratamientos ni las decisiones de otros profesionales de la salud ni los sustituimos. Akoma Terapias Humanistas se enfoca en el crecimiento y el trabajo personal.

CÓMO

Lo que buscamos son cambios de significado profundos que conseguimos mediante PNL (metodología que se suele emplear desde el coaching), autogestión emocionaltécnicas narrativas y de asociación libre (que originariamente tienen su raíz en el Psicoanálisis), terapia conductual o procedimientos para la expresión de emociones (provenientes de la Gestalt).

Nos centramos en los conflictos actuales del individuo, que pueden presentarse en forma de angustia, apatía, desmotivación, dolor, tristeza, bloqueo o en una repetición indeseada de un patrón en la vida de la persona que le da la sensación de no estar evolucionando.

A QUIÉN

La terapia va dirigida a cualquier persona que quiere resolver un problema (personal, relacional o de naturaleza subjetiva) y a cualquier persona que siente que tiene la necesidad de experimentar un cambio.

PARA QUÉ

Mejorar procesos comunicativos, relacionales, emocionales y afectivos así como enfocar el rendimiento personal en las capacidades que permitan a la persona hacer frente de forma autónoma y satisfactoria al estrés y a los retos de la vida cotidiana. Se trata de mejorar la calidad de vida y de fomentar el bienestar desde una perspectiva integradora que sea compatible con la salud física, emocional, cognitiva y espiritual.

Las emociones positivas desempeñan un importante papel en la evolución: amplían nuestros recursos intelectuales, físicos y sociales y expanden nuestra consciencia.

Es de gran valor para la colectividad que cada quién se encuentre, se valore y se desarrolle haciendo aquello que verdaderamente tiene sentido para sí mismo.

¡Adelante! La existencia es algo que debemos atravesar en primera persona.

Anuncios