Así puedes reeducar tu mente

¿Puedo cambiar el hábito de pensar como normalmente lo hago? ¿Cómo puedo pensar de otra manera? ¿Cómo reeduco mi mente si he entrado en un bucle de negatividad y pesimismo?

A veces tenemos estados de ánimo muy densos y en realidad no hay ninguna causa o acontecimiento traumático que nos ayude a entender qué es lo que nos pasa.

¿Cómo reeduco mi mente si, conociéndome, sé que estoy apunto de pasar un periodo desagradable y asfixiante, largo y repetitivo pero no estoy segura de saber qué es lo que me pasa? ¿Cómo salgo del bucle?

Prueba estos ejercicios de reestructuración cognitiva.

  • Haz autoafirmaciones racionales

Cambia las afirmaciones irracionales que haces sobre ti misma,  autoinduciéndote a sentirte miserable o incapaz. Cambia esas afirmaciones (no valgo, siempre hago las cosas mal, ya no sé que más hacer….) por otras afirmaciones más racionales que te definan de forma más amable (puedo hacerlo mejor, si me equivoco no es el fin del mundo, voy a hacerlo de nuevo con más concentración…).

  • Identifica las emociones dolorosas

La ira, la ansiedad, la desesperanza, el miedo subjetivo, a veces son difíciles de definir. Pensamos en lo que nos pasa y sentimos que se mezclan sentimientos, factores, tiempos en que suceden las cosas. Intentemos ser lo más claros posibles. Podemos simplemente tratar de hacer una descripción: ‘Ahora mismo siento…. Esto se manifiesta en…. Y lo que yo hago es….’. Toda la información posible hasta que logremos identificar y nombrar de forma sencilla lo que nos pasa.

  • Descubre tus pensamientos desadaptativos

Cuando te sientes nerviosa o angustiada es el mejor momento para tratar de identificar los pensamientos automáticos que tienes. Sólo tienes que observar y escribir exactamente aquello que te pasa por la cabeza. Si estás en una situación dónde no puedes escribir, puedes hacer la observación igualmente, pensando en las palabras que te dices para transcribirlas más tarde.

Algunas distorsiones cognitivas frecuentes, con las que solemos encontrarnos son:

  1. Pensamiento polarizado: es cuando interpretamos los eventos y personas en términos absolutos, sin tener en cuenta los grados intermedios (todo o nada).
  2. Sobregeneralización: una vez me sucedió algo y saqué una conclusión. Esa misma conclusión la doy por válida cuando ocurre algo que yo considero similar, sin embargo, las cirsunstancias no justifican que yo vuelva a sacar esa conclusión.
  3. Abstracción selectiva: me enfoco exclusivamente en las cosas negativas de un hecho, circunstancia o persona y excluyo otras características. Acabo sintiéndome perturbado.
  4. Descalificar lo positivo: siempre encuentro una justificación para descareditar que una experiencia ha sido positiva. Es buscarle los tres pies al gato, haciendo uso de razones arbitrarias.
  5. Lectura de pensamiento: presuponer o adivinar las intenciones, actitudes o pensamientos de otros.
  6. Adivinación: predecir el resultado de eventos antes de que sucedan.
  7. Proyección: proyectar en el otro pensamientos, sentimientos que no acepto como propios porque  me generan angustia o ansiedad.
  8. MagnificaciónMinimización: Subestimo o sobreestimo la manera de ser de las personas o los sucesos que vivio.
  • Realiza afirmaciones conscientes

Céntrate en afirmar aquellas cosas que describan la forma alternativa y positiva la forma que tienes de observar la situación. La vida es un caleidoscopio constante, hay miles de caras y posiciones que puede mostrarte una sola situación. Puedes posicionarte en una, en dos, o en varias, pero siempre es más evolutivo que te posiciones conscientemente después de haber descubierto la multiplicidad que se te ofrece. No por comodidad, sino por elección propia.

Anuncios