¿Elegimos el velo y la minifalda?

Nuevo debate: ¿Se elige el velo?, ¿Se elige el escote o la minifalda?

¡Qué tema tan delicado! No puedo empezar de otra forma, porque a veces pienso cosas que me hacen cuestionarme si no estaré fomentando la islamofobia. Ante todo: no es eso lo que quiero. Como siempre, me propongo generar entendimiento y no dejarme influenciar por injusticias: ni por injusticias culturales ni por injusticias de colectivos que supuestamente defienden los derechos de las personas.

2. El velo (y derivados) lo elige una minoría de mujeres:

Creería sin cuestionarla a una mujer que dirigiera una mezquita y me dijera: ‘yo el velo lo elijo por convencimiento’ pero ¿Cuántas mujeres dirigen empresas (¡sobretodo empresas religiosas!) en los países islámicos? ¿Cuántas mujeres imán existen? Cero. Igual que en el caso de las sacerdotisas: cero. ¿Cuántas mujeres dirigen el acto de misa en todas las iglesias católicas del mundo? Hay monjas, sí, madres superioras, pero ni una sola es la imagen pública superior de la iglesia o tiene autoridad constitucional otorgada por Dios.

También creo que lo eligen algunas mujeres que se crían en culturas paralelas, y que desde pequeñas se van relacionando con la cultura occidental, a las que sus padres les permiten elegir cuando llegan a cierta edad si llevar o no llevar el símbolo religioso. Pero no siempre es fácil decir que lo eligen en circunstancias así… hace años trabajé con jóvenes de origen marroquí en Santa Coloma de Gramenet, era un casal intersemanal dónde los chavales podían pasar las tardes y hacer actividades como alternativa a la calle. Es curioso que tenía que existir ese casal como algo ‘específico’ para ellos, para que ellos se sintieran libres de acudir, relacionarse y hacer actividades, es decir, un casal de barrio segregado, dónde no van todos los jóvenes que viven en la zona procedan de dónde procedan. Nunca he profundizado suficiente para hacer un análisis escrito sobre hasta qué punto la exclusión occidental genera esta situación de colectivos, o son los colectivos los que exigen cierta exclusividad, probablemente ambas cosas tengan peso. No hablaré de eso ahora, pero lo menciono porque llama la atención.

La anécdota que quiero explicar es que ante un grupo de unos 18 varones de edades preadolescentes y adolescentes había sólo unas 4 mujeres.  Recuerdo a una de ellas que había llegado a la edad de elegir si quería llevar el velo. Según su relato, sus padres le dieron total libertad para elegir: un día vino sin velo. Al día siguiente vino con el velo puesto. Le preguntamos si se lo había pensado mejor. Nos dijo que quería ir sin velo pero que sus compañeros musulmanes la llamaban puta si se lo quitaba.

Imaginaos, si la presión externa a la familia puede hacer un daño así fuera del país de origen, cuánto mayor será la presión en el seno familiar o en el lugar de origen.

2. La minifalda y el escote lo eligen una mayoría de mujeres:

Hay mucho trabajo que hacer en occidente, ciertamente, pero a mi nadie me amenaza de muerte con todo el respaldo social y legal si voy a la peluquería o si no voy, si decido depilarme o decido dejarme unos pelos frondosos dónde me de la gana. Tampoco, si fuera creyente y llevara una cruz o un traje de monja y de repente quisiera quitármelo y quedarme en bragas por la calle, nadie tendría la potestad legitimada para parar el coche en medio de una plaza pública dónde la gente anda merendado, sacar una pistola o una ametralladora y darme un tiro en la cabeza por infiel, por injuria, por faltar a la cultura. En occidente, si me obligan a llevar tacones, minifalda o maquillaje para acceder a un puesto de trabajo simplemente no cojo ese trabajo: si no estoy de acuerdo me busco otro. Si tengo que depilarme obligatoriamente o llevar un escote para entrar en una discoteca simplemente no voy a esa discoteca. ¡Hay tantos sitios dónde puedo entrar con zapato plano y con la ropa que me de la gana! También puedo elegir salir con hombres o con mujeres, tener sexo con quién quiera a la hora que quiera sin tener que jugarme la vida. Puedo elegir con quién me caso y exponer mis ideas antes de aceptar una relación o un contrato. Puedo elegir salir con un hombre que sólo se relaciona con mujeres que llevan minifalda o con una persona que nunca cuestiona mi vestimenta ni mi estilista interno.

Por todas estas razones a mi no me convence quién dice que las mujeres que llevan Burka o Burkini en sociedades musulmanas están en la misma situación de desigualdad que las que llevan escote o minifalda o hacen topless en sociedades occidentales. No, No y No.

 

Imagen: Animated Illustrations by Minji Moon

Anuncios