Beneficios de la danza

Entendamos el cuerpo algo propio, que nos pertenece y que nos mantiene situados en el mundo. Gracias al cuerpo se da el intercambio social y a través de él nuestras acciones adoptan significados psicológicos y emocionales.

Cada persona debe aprender a vivir en su entorno, el cual comienza en el propio cuerpo. La danza es el arte de mover el cuerpo de un modo rítmico, conectando con el feeling de la música. Su finalidad puede ser expresar una emoción o una idea, narrar una historia o, sin ir más lejos, disfrutar del propio movimiento.

Son muy variadas las formas actuales de la danza: moderna, clásica, contemporánea, urbana, jazz, bailes de salón, folklore, danza del vientre…

Es socialmente aceptado que la danza conecta con la belleza y que sirve como diversión, entretenimiento y transmisión cultural, no obstante hoy quiero resaltar su carácter terapéutico, y sus -no pocos- beneficios en todos los niveles: biológico, psicológico y emocional.

AUTOCONOCIMIENTO Y DANZA

1. Competencia motriz y emociones

El trabajo concreto de la técnica nos va dotando de las herramientas necesarias que nos permiten tener suficiente autonomía y eficacia para exteriorizar con plenitud y consciencia elementos emocionales. Los movimientos bien elaborados permiten mejorar la coordinación neuromuscular, desarrollar el sentido espacial y rítmico o mejorar las capacidades físicas en general con plasticidad y libertad.

2. Esquema corporal y autoconsciencia

Las experiencias corporales quedan registradas como esquemas por la actividad cortical. La danza permite hacer reestructuraciones ya que la actividad cortical relaciona las nuevas experiencias con cada nuevo grupo de sensaciones. La autoconsciencia del esquema corporal adquiere una especial importancia ya que en la danza el movimiento se dirige hacia nosotros mismos.

3. Coordinación neuromuscular y autoestima

Tener el control de los movimientos del propio cuerpo y sentir fluidez en ello, permite desbloquear tensiones y ganar confianza en uno mismo porque la persona se siente bien dónde está cuando puede moverse con libertad y con gracia. Ya comenté en el post sobre la autoestima que ésta está vinculada a los logros personales, porque ellos nos ayudan a formarnos una imagen de nosotros mismos. Conocer el propio cuerpo y modular sus expresiones son logros importantes.

4. Sentido espacial e identidad

El espacio comienza a constituirse en uno mismo, es un lugar donde habita mi cuerpo, que me pertenece sólo a mí y del cual no puedo excluirme. La danza puede ayudarnos a trabajar los límites entre uno mismo y los demás, ya que a veces nos queremos fusionar con otro y acabamos olvidando quién somos, o al contrario, nos autoaislamos y no somos capaces de compartir, expresar o interactuar de forma adecuada. Con la danza ayudamos a conectar con el territorio propio y aprendemos a no ser invasivos con otros.

5. Sentido rítmico y realización personal

Podemos tomar la danza como una herramienta de crecimiento personal que nos permite fluir y entendernos mejor. Moverse al ritmo significa poder entender con más profundidad la fluidez de la vida, sus cadencias, sus ciclos… respetando siempre la naturaleza de cada fase y sin impacientarse. Cuando se aprende a localizar la acentuación de una estructura rítmica, en el momento del acento se da una intervención consciente en la regulación del movimiento (intensidad, duración…), esto mismo sucede en los ciclos de la vida. ¿Lo has notado alguna vez?

6. Control postural y lenguaje corporal

El control corporal en determinadas posiciones y posturas básicas, incidiendo en los aspectos de equilibrio, bienestar y economía, puede ser positivo y transferible a la ejecución de otros estilos de danza y otras prácticas motrices, incluyendo las actividades de la vida diaria. Este trabajo nos sirve para ser más conscientes del lenguaje corporal propio y nos permite añadir ‘nuevo vocabulario‘ a nuestro cuerpo. Del mismo modo, podremos entender mejor cómo hablan los cuerpos de otras personas a las que observamos o  con las que nos relacionamos.

DANZA DEL VIENTRE

“Desde la cabeza hasta el pecho, de los hombros a la muñeca, de la curva del vientre a las caderas, acompasado con el paso ligero y ágil, el movimiento fluye continuo, sinuoso, como en la más pura expresión de poesía. Como fluyen todas las cosas en la naturaleza.” (López, 2011)

La danza del vientre es una de las danzas más antiguas del mundo. En esta danza participan todas las cadenas musculares, especialmente las caderas, los músculos del abdomen y la pelvis. Los movimientos pueden usarse conscientemente de modo terapéutico para conseguir que interactúen coordinadamente mente y cuerpo.
Sus diversos beneficios, tanto físicos como psíquicos, hacen de esta danza una buena práctica terapéutica para mujeres embarazadas y para personas con estrés, depresión, timidez o inseguridad. Además es muy aconsejable para evitar la artrosis y para corregir las malas posturas.

MUJERES QUE BAILAN

Os quiero presentar a Chris Ribeiro, profesora y coreógrafa de danza oriental árabe con experiencia de más de 20 años en la enseñanza de la danza oriental.

Da clases desde hace más de 9 años en Cerdanyola del Vallès formando bailarinas de distintas edades y actualmente dirige su propia escuela en Sant Cugat del Vallès.

Si queréis probar este tipo de danza y vais de parte de Akoma Terapias Humanistas, obtendréis una clase de prueba gratuita + un 10% de descuento en el pago de la primera mensualidad.

MÁS INFORMACIÓN: Chris Ribeiro – 630 888 787

Chris promo

 

DATOS BIBLIOGRÁFICOS:

  • Alemán, C. F., & Serrano, C. G. (2001). La danza como elemento educativo en el adolescente. Apunts: educación física y deportes, Revista Digital66, 1-2.
  • De la Llera Suárez, E., & Guibert Reyes, W. (2000). Las terapias con recursos artísticos: Su utilidad en la atención primaria de salud. Revista Cubana de Medicina general integral16(3), 285-294.
  • López, S. G. (2011). Danza del vientre. REDUCA3(11).
  • Padilla Moledo, C., & Coterón López, J. (2013). ¿ Podemos mejorar nuestra salud mental a través de la danza?: una revisión sistemática. Retos. Nuevas tendencias en Educación Física, Deporte y Recreación, (24).
Anuncios