La crítica como actitud ante la vida

Desde la Psicología, la crítica como actitud ante la vida es causa de malestar y de problemas personales. Este recurso suelen usarlo personas con un auto-concepto que les devuelve una imagen frágil de sí mismos .

#crítica #inseguridad #virus #psicología

La crítica es una señal de inseguridad que va sembrando enemigos y la cosecha de lo que de verdad queremos nunca llega. Pero la persona no se siente orgullosa de ello y por eso lo niega (dice que era broma, que pretendía otra cosa o que no se ha entendido bien su mensaje) y lo aparta de la consciencia. Entonces no entiende por qué le suceden las cosas que le suceden.

En caso de que sepas darles la vuelta a las críticas, tus enemigos serán tus maestros. El truco está en no personificar, en hacerlo con inteligencia y psicología.

Y por si se te ocurre decir la tuya, el consejo que te da la vida es que uses la opinión en lugar de la crítica:

OPINIÓN: comento algo en lo que discrepo, una situación o un objeto. Por ejemplo: ‘no me gusta tu vestido’

CRÍTICA: ataco a la persona. El mensaje es indiferente, el punzón está en la intención. Por ejemplo: ‘te sienta fatal este vestido’

La crítica como actitud ante la vida no es lo mismo que el pensamiento crítico o el criterio propio, ya que éstos últimos no pretenden destruir al otro, sino que tienen la finalidad de reflexionar, observar y transmitir conocimientos en relación a la propia experiencia intelectual. Además hay una diferencia sustancial en cuanto a la estima que la persona se tiene a sí misma en el primer caso o en el segundo.

Cuando no conseguimos un objetivo, la mayoría de personas nos encontramos en una de estas situaciones:

1- Bloqueo: no consigo actuar para conseguir aquello que quiero y que late en mí de forma repetitiva.

2 – Ineficacia: actúo hacia lo que quiero pero no soy eficaz, tengo la sensación de que cada cosa que intento va en la dirección contraria de mi objetivo.

 

En el caso del bloqueo suelen aparecer frenos, es decir algo que me impide actuar o pasar de la idea al acto. Serían frenos el perfeccionismo, la duda, la vergüenza, el fatalismo, los secretos, el miedo o el idealismo.

En el caso de la ineficacia, los impedimentos serían algo así como virus que intoxican la acción. Por ejemplo la culpa, el drama, la crítica, la desconexión, la mentira o la rabia.

En Akoma Terapias Humanistas tenemos formaciones para cada caso en forma de talleres grupales de 2 horas de duración. En estos talleres trabajamos los bloqueos o los frenos (hay un taller específico para las dos situaciones) para que los conozcas, para que desarrolles habilidades que te permitan hacerles frente, y para poder pasar a la siguiente fase de tu proceso vital.

Hecha un vistazo a la página de eventos para tomar nota de los talleres y charlas.

 

Anuncios