Mecanismos de resistencia. Confluencia

En todas las etapas de la vida, el principio de homeostasis o adaptación es fundamental para mantener el equilibrio y satisfacer las necesidades que van surgiendo. Para lograr esta integración de la personalidad la persona requiere darse cuenta de qué es lo que necesita y cómo puede conseguirlo.

Casi siempre que se habla o escribe sobre Terapia Gestalt se la relaciona con la técnica de la silla vacía, como la hacía el fundador de esta corriente de psicoterapia, Fritz Perls, o con la intervención con grupos por medio de talleres o terapias vivenciales como han hecho otros más tarde. Nosotros hemos estado hablando en entradas anteriores de los mecanismos de resistencia: de la introyección, de la proyeccón y de la retroflexión y aún hablaremos sobre dos más.

Un bajo sentido de autoestima es una de las características de las personas con trastornos, siendo esta autoestima necesaria para establecer un buen contacto (mirar
de frente, hablar directamente, tocar y sentir, oír, moverse sintiendo el desplazamiento del cuerpo, oler discriminando, saborear en el sentido pleno de la palabra), con los otros y el medio ambiente.

La confluencia:

Se puede manifestar una conducta confluente con el medio o con las personas del entorno, fingiendo sumisión, adaptación y obediencia, diciendo a todo que sí e imitando a los otros, esta carencia de rebeldía positiva evita adquirir una identidad propia quedándose únicamente en uno de los lados de la polaridad sumisión-dominancia.

Para ser aceptado o no entrar en discusión con figuras que le resultan importantes el sujeto intenta fusionarse al otro debilitando los límites de su Yo. De este modo adopta sin sentido crítico ni cuestionamientos, decisiones, ideas o estilos de vida ajenos. Se adopta una postura cómoda donde se renuncia a la propia responsabilidad, a la capacidad de tomar decisiones, para siempre estar dispuesto a lo que digan los otros y de acuerdo con ellos. Los confluentes son personas que dan la sensación de no tener carácter ni personalidad porque resultan pasivos en sus decisiones, porque están en el fondo desesperanzados y quieren ser aceptados a toda costa.

 

Referencias Bibliográficas:

  • Castanedo, C. (1985). Terapia Gestalt enfocada en el niño. Revista costarricense de Ciencias Médicas, 6(3), 159-160.
  • Lorenz, T. (2016). Técnicas Guestálticas en un seminario para pasantes.
  • Perls, F. S., & Baumgardner, P. (2006). Terapia gestalt. Pax México.
  • Vargas Callejas, G. E., Muñoz Vélez, J., & Bedoya Restrepo, J. A. (2016). Ciclo de la experiencia de 3 habitantes de calle Estudio de caso (Doctoral dissertation, Corporación Universitaria Lasallista).
  • Vázquez, J. R. C. (2016). Neurosis, psicoterapia y vida moderna. Una reflexión desde la psicoterapia Gestalt. Revista Episteme, 5(6).

 

Anuncios