Mindfulness y la continuidad

La introducción formal del pensamiento oriental en la filosofía y la psicología occidentales se puede rastrear ya a finales del siglo XVIII cuando varios estudiosos británicos empezaron a traducir textos espirituales.

Definición breve de mindfulness:

Percatación + Experiencia presente + aceptación

Aunque estos tres componentes se hallan completamente imbricados en un momento del mindfulness, en la vida corriente un elemento del mindfulness no implica necesariamente a los demás. Por ejemplo, nuestra percatación puede estar absorta en el pasado en vez de en el presente, como suele pasar cuando sentimos un arrebato de ira ante una justicia percibida. También podemos tener percatación sin aceptación, como suele ocurrir en la experiencia de la vergüenza. De igual manera, puede haber aceptación sin percatación, como ocurre a menudo en el perdón prematuro; y puede también que estemos centrados en el presente en un momento de intoxicación.

Los momentos del mindful son:

  • No conceptuales. Es una conciencia intuitiva, despojada de los procesos de pensamiento.
  • No verbales. La experiencia de Mindfulness siempre está en el momento presente. Si nos enfrascamos en pensamientos, nos apartamos temporalmente del momento presente.
  • No enjuiciadores. La consciencia no puede fluir libremente si nos disgusta lo que estamos experimentando.
  • Participativos. experimenta la mente y el cuerpo de manera íntima y al mismo tiempo libre de trabas.
  • Liberadores. Cada momento de consciencia mindful ofrece un pequeño plus de libertad respecto del sufrimiento condicionado, un pequeño espacio alrededor de nuestra incomodidad.

La práctica del mindfulness es un intento consciente por volver al momento presente con consciencia benévola, una y otra vez, y con todas las cualidades arriba enumeradas. Como tal mindfulness no es precisamente inhabitual; lo que sí es bastante raro es su continuidad.

TEXTO EXTRAÍDO DE: Germer, C. K., Siegel, R. D., & Fulton, P. R. (2015). Mindfulness y Psicoterapia. Desclée de Brouwer.

Anuncios

2 Replies to “Mindfulness y la continuidad”

  1. ¡Gracias por tu comentario Alma! Lo bueno de esta práctica es que los resultados son gratificantes desde el principio, es decir, a corto plazo. Además, a largo plazo modifica la estructura cerebral. Eso significa que la mente genera nuevos circuitos neuronales que nos permiten responder de una forma más consciente y creativa ante los estímulos (cosa que no hacen los medicamentos). Las prácticas de relajación y conexión con el momento presente tienen el efecto que tiene el ejercicio para el cuerpo: cuanto más tiempo dedicas a entrenar más se fortalece, más se agiliza y/o más crece.

    Me gusta

Los comentarios están cerrados.