El organismo avisa, La consciencia responde

Si no has contactado con tu centro, es como si no lo tuvieras. Si no has buscado encontrarte, allí dónde estés sentirás un vacío.

Consciencia energética y Consciencia corporal 

Somos un cuerpo físico ¿Estamos de acuerdo?, somos un cuerpo con la capacidad de pensar y los pensamientos/sentimientos tienen algo efímero que la ciencia no puede acabar de pesar ¿Estamos de acuerdo?, somos una mezcla entre lo que puede verse y tocarse y lo que no puede medirse con métodos de medición convencionales ¿Estamos de acuerdo?

Si estáis de acuerdo con las tres afirmaciones anteriores, no negaréis que somos un cuerpo energético, que emitimos señales vibratorias con el habla (por ejemplo, por poner un ejemplo ilustrativo simple) y que esas hondas llegan al otro con la función de que éste las reciba y así poder comunicarnos. El calor y la frecuencia de las vibraciones son códigos; códigos algunos que ya hemos descifrado y otros que permanecen entre los misterios de la Humanidad, del Mundo y del Universo.

Si has llegado a un consenso con estas ideas expuestas más arriba, es muy probable que seas alguien que busca en su vida maneras de integrar todos los aspectos de su persona, y que eso te convierta inevitablemente en un Ser cada vez más íntegro. También es probable que seas una persona curiosa, llena de preguntas y con ganas de saber más cada día sobre la existencia humana o sobre La Existencia en todas sus formas.

intel emocional.png

¿Qué relación tiene todo esto con mi trabajo? 

Te invito a seguir leyendo sobre como las enfermedades y los síntomas físicos se relacionan con el inconsciente y con los aspectos no integrados de uno mismo.

Cuando la mente está intranquila, cuando la ansiedad viene para avisarte de que alguna cosa no anda bien, esos son susurros que quieren ir directos al centro de tu ser. A veces se convierten en gritos y si no sabemos a qué se deben esos estados de incomodidad decimos que la vida es insoportable, que ya no podemos más, que no sabemos para qué hemos nacido… y toda una serie de barbaridades varias que indican cómo nos estamos tratando a nosotros mismos.

Si no has contactado con tu centro, es como si no lo tuvieras, primero tienes que experimentarlo para saber que lo tienes, que lo llevas contigo y que existe conscientemente por sí mismo. A eso le llamamos despertar, y es un proceso tan doloroso, a veces, como reparador o liberador.

Si no has contactado con tu centro, es como si no lo tuvieras, primero tienes que experimentarlo para saber que lo tienes.

El estado consciente parte de la conexión con ese centro, de las decisiones que se toman desde él. No importa en que etapa del ciclo vital te encuentras ni cuál es tu nivel de desarrollo, lo primordial es experimentar cambios sólidos, que se basen en los deseos y sueños propios. Para ello es necesario estar en contacto con ese centro y ser capaz de experimentar la vida con plenitud, desde una identidad profunda y acorde con los valores elegidos desde la lucidez y la coherencia personal.

Lo primordial es experimentar cambios sólidos, que se basen en los deseos y sueños propios. Para ello es necesario estar en contacto con ese centro y ser capaz de experimentar la vida con plenitud.

El cuerpo se autorregula en las funciones biológicas, pero para las funciones sociales o existenciales el cuerpo ha de buscar un lugar de encuentro con la mente y no puede seguir haciendo todo el trabajo ‘natural’ él sólo. Por tanto, si hay incongruencia lo sabrás porque tus pensamientos no estarán tranquilos y porque tu cuerpo te mandará alguna señal de malestar. Eso te dice que están en disputa, que uno no deja descansar al otro. ¡Que necesitan reunirse ya! Y que, aunque te cueste un esfuerzo muy grande: la reunión ha de ser consciente.

Cada órgano tiene un correlato emocional y tiene la causa de su enfermedad en un punto de nuestra evolución en el que hay bloqueo y la energía no fluye. A veces no fluye dentro del propio cuerpo, y a veces sí que fluye dentro pero no se expande hacia afuera.

Fíjate en esta imagen que tienes más abajo, por un lado tienes el nombre de los Chackras y los respectivos colores a los que se suelen asociar. Por otro lado tienes los órganos asociados a cada uno de éstos centros energéticos.

Dependiendo de la parte del cuerpo en la que suelas sentir la incomodidad o la molestia podrás ver qué centro es el que está afectado y que funciones cognitivas, emocionales o sociales no están siendo siendo ejecutadas para abastecer alguna de las necesidades personales que desean ser satisfechas a pesar del conflicto.

Chakras-y-órganos-pequeño-1024x748

Órganos, Sistema Nervioso y Pensamientos

Os dejo también, para finalizar, dos citas con fundamento científico. En estas dos citas se habla de la relación entre el sistema digestivo, el sistema nervioso y el cerebro, pero como os comento, esto se da en cualquier órgano.

“Cientos de millones de neuronas regulan la actividad intestinal de nuestro cuerpo. El cerebro abdominal pertenece, en realidad, al sistema nervioso autónomo, es decir, al conjunto de neuronas que regulan las funciones corporales elementales y que, por tanto, no se encuentran sometidas a la influencia directa de la voluntad o de la conciencia.” – Gabriele Moser (investigaciónyciencia.es)

“El intestino y el cerebro están conectados a través de una infinidad de vías de comunicación utilizadas por metabolitos bacterianos y transmisores. Por eso, no es nada extraño que incluso trastornos mentales y del desarrollo neurológico, como por ejemplo la depresión, puedan estar relacionados con la disbiosis de la microbiota intestinal [las irregularidades intestinales].” – Inés Osorio (El Periódico)

Darmflora

 

Anuncios