Lo piensas, Luego sucede

¿Cómo lo que está adentro va a influir en lo que pasa fuera?

Te explico cómo llegamos a profetizar nuestras experiencias y cómo podemos cambiar lo que no nos satisface.

A todas las personas que he conocido les ha sucedido que han entrado alguna vez en un ciclo del que querían salir pero no sabían cómo. Es esa sensación de ¿Otra vez?, ¿Me está pasando lo mismo?, ¡Siempre igual!, ¡No puedo evitarlo!

Voy a ser muy clara con el ingrediente básico, todo lo que necesitas primordialmente es determinación, puedes imaginarte si quieres con la cabeza bien alta, pero en realidad es otro el sentimiento… te invito a viajar un poco más profundo, a pensar en la verdadera intención, en tu objetivo: tienes que querer parar la repetición, tienes que querer cerrar el ciclo, tienes que coger algo y entregar algo. Me explico: tienes que tener muy claro que es lo que has aprendido y que otra alternativa puedes generar por ti mismo.

Parece complicado cuando uno piensa en la práctica, ¿verdad? Vamos a ver si podemos especificar más ingredientes, para que nos puedan servir como herramientas de acción. Vamos a seguir explicando más cosas para poder relacionar nuestra propia experiencia con esta información. A ver si sacamos algún provecho de esta entrada llena de calor, de verano, de alegría, de cambios.

te invito a viajar un poco más profundo: tienes que querer cerrar el ciclo, tienes que coger algo y entregar algo.

EL CICLO DE LA EXPERIENCIA DE GEORGE A. KELLY

Esta teoría me parece ideal para explicar de modo teórico lo que nos pasa a las personas: cómo cambiamos y como no cambiamos. Por supuesto hay muchas otras formas de verlo, pero es un buen contacto con la abstracción de ideas para empezar una autoreflexión.

Observa este esquema:

cicleexp001

Lo que Kelly  nos explica es que a través de las ideas que tenemos de las cosas creamos una realidad de cómo van a ser. Es decir, según la experiencia personal me van gustando unas cosas y otras no, dependiendo de lo que me han dicho y que a la vez yo he interiorizado y dependiendo de lo que he visto y he vivido.

A veces he estado en contacto con algunas cosas y he tenido experiencias que yo califico de buenas o malas, interesantes o aburridas (o cualquier otra polaridad que etiquete y describa cómo me he sentido en ese momento).

¿Qué es lo que pasa con esas etiquetas? Que generalizamos y así creamos lo que kelly llama los constructos personales, esta idea se refiere a creencias con connotaciones personales y/o sociales, significados que nos sirven para organizar nuestra vida y las experiencias con las que nos hemos movido e interactuado con el mundo.

La verdad es que necesitamos ordenar y clasificar para tener un sentido de identidad sólido, pero la forma de ordenar y clasificar debería dar cabida a las modificaciones y a la creatividad de las personas.

significados que nos sirven para organizar nuestra vida y las experiencias.

Así se daría que en la fase de anticipación (1) nosotros definimos cómo se van a dar los acontecimientos. Por ejemplo: ‘si le cojo cariño a esta persona se va a marchar’, ‘si hablo en público se van a reír de mi’, ‘si me voy al cine con esta persona significa que quiero un tipo de relación más allá de la amistad’. En general es creer saber lo que va a a pasar.

En la fase de implicación (2) lo que hacemos es que no nos salimos del guión. Cómo ya hemos pensado lo que va a pasar y cómo se va a dar, hacemos las mismas cosas que hacíamos y inconscientemente nos vamos a dejar llevar por ese sentimiento ‘seguro’ y vamos a hacer todo lo posible para que se confirme lo que creemos, lo que hemos anticipado.

Después viene el encuentro (3) con el acontecimiento. ¿Y qué pasa? Aquí puede empezar la magia de las variaciones dependiendo de nuestro estado de ánimo, pero siempre será inercia mientras no sepamos de qué va el ciclo. Será la misma situación pero con otra persona, en otro trabajo, en otra ciudad, etc. (en este caso hablamos de confirmación (4)). También puede darse que hemos dado con un patrón distinto del de siempre y eso nos hace cambiar de rol y de sensación de la experiencia. Puede ser que la otra persona, ciudad o trabajo nos sorprenda (en este caso se daría una des-confirmación (4) en lugar de la confirmación, porque hay algo que nos rompe el esquema).

En cualquier caso la des-confirmación puede emocionarnos a un nivel superficial, a un nivel profundo, o no emocionarnos en absoluto. Normalmente si nos causa un impacto grande será un buen momento para generar más consciencia sobre nuestra vida y nuestro camino personal o colectivo. Y en este momento es cuando podemos hacer una revisión constructiva (5) sobre nuestro sistema de creencias, que es el que nos lleva a la repetición. Es el momento clave para cambiar cosas y hacerse propósitos nuevos de cara a cambios en nuestra actitud en las fases que seguirán la repetición del ciclo, o la generación de uno nuevo que nos regale expansión.

© Glòria Naranjo Muñoz
AKOMA // Salud · Bienestar · Cambio
http://www.facebook.com/akomasalud

desansiedad_cerrar

Anuncios