Frustración

Frustración

 

¡Tu! ¡objeto!

que te pongo nombre

y después te alejas. 

Que cuando te necesito

me faltas

y es cuando más te quiero.

Te llamo, te llamo

y nuestros oponentes se ponen en fila

se llenan de placer sus puños.

El complejo imaginario

teme que yo le vea

teme gustarme y que le castigue.

¡La pérdida es recíproca!

la pelea no cesa

el mundo nunca para de ser como es.

No podemos abandonar

el lugar inerte,

el gemido del desabrazo.

El silencio amortigua

el tono de la rasgadura,

de la palabra vacía, del olvido.

Sólo el vértigo

de estar cayendo de un regazo.

Insoportablemente necesario.

 

© Glòria Naranjo Muñoz
AKOMA // Salud · Bienestar · Cambio
http://www.facebook.com/akomasalud
Anuncios